imagen_2023-09-18_171556292

Ante el temor de la segunda dictadura 4T: una familia enviará a su hija menor de edad al extranjero

Una familia de clase media baja que vive de su trabajo, no de la «política», tomó una difícil, dolorosa decisión ante la incertidumbre de lo que será México con una segunda dictadura donde habrá un congreso con cero oposición, donde, luego del «triunfo» alcanzado por la discípula de AMLO, de origen judío, Claudia Sheinbaum la 4T entra «con todo el poder», esta familia prefiere separarse de su hija de 14 años para que tenga una vida mejor en el extranjero que en el lugar donde nació.
La madre de la niña tiene un familiar en un país extranjero donde en estos momentos no se presentan mayores conflictos por lo que con el dolor de los tres: madre, padre, hija están haciendo lo posible por conseguir los recursos para que su hija se marche al extranjero de manera legal, que incluso su familiar realice los trámites de adopción para que la estancia de la menor en el país no tenga ningún problema.
Aquí no se trata de «caprichos» como la de un «mandatario» que envía a su hijo a estudiar a Londres que al fin y al cabo el «pueblo» al que «tanto ama», paga, en este caso es la necesidad que ven los padres de alejar a su hija a un país más seguro ante la amenaza de la 4T, la segunda dictadura que ahora con un gran orgullo tiene ya enlistados sus proyectos dictatoriales sin contrapesos.
La familia está gestionando el pasaporte de la niña y con angustia contemplan que tendrán que solicitar un crédito bancario para solventar los gastos que tendrán que realizar para que su hija viaje al extranjero y lleve recursos para solventar los gastos de inscripción en la institución educativa en la que tendrá que ingresar por que no aseguran que es prioritario que siga estudiando.
El hospedaje y la alimentación estará a cargo de su familiar pero los demás gastos no, contemplan el endeudamiento del crédito bancario con los elevados intereses que conlleva, además tendrán que enviar mensual o quincenalmente dinero para que la menor pueda acudir a la institución educativa en la que logre inscribirse, todavía no están seguros si podrá inscribirse en una escuela oficial o tendrá que ser en una particular lo que afectaría aún más.
Sin embargo consideran que no hay marcha atrás y que a pesar que el factor económico sea una dificultad además el tema afectivo dejará a una familia separada, con dolor y tristeza pero aseguran que a cambio de eso su hija vivirá en un país con seguridad, donde la gente vive con libertad y no en una dictadura.